Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

 

Inocencia e Ingenuidad

Peligrosamente, hoy confundimos inocencia con ingenuidad. La inocencia no es eso que han perdido los niños de hoy, ni es lo que machacan los años al irte haciendo mayor.

La inocencia tiene algo importante que ver con nuestra capacidad de sorprendernos, con la esperanza que no desfallece y con la fe, sin duda. Alguien inocente sabe aguardar con curiosidad a que la vida suceda, pero conforme la inocencia muere, nos vamos intoxicando de conjeturas y premisas catastrofistas.

La ingenuidad, en cambio, nos provoca ceguera parcial, intoxica nuestra toma de decisiones y causa amnesia convenientemente selectiva. Es una zona de confort arriesgada, donde nos convencemos de las verdades a medias que peor funcionan, y nos envuelve... y nos atrapa... y de la que se nos olvida que siempre tenemos la alternativa de salir.

Creer en lo imposible alimenta la inocencia, sin importar la edad que se tenga. Y solamente quienes creen en lo imposible pueden realizar cosas imposibles. Feliz día de los Inocente…

Decirme "Si", decirte "No"

Existen dos palabras que definen el curso de tu vida, cada una tiene dos letras nada más y sin embargo son las más difíciles de decir, son: "no" y "si".

Decir "no" a una persona es tan complicado como entender la física cuántica, y decirnos "si" a nosotros mismos, no es para nada más sencillo.
¿Me doy un descanso? No¡!, ya descansaré cuando me muera.   Oye, ¿cuando acabes te encargo mi chamba? Si, claro, con gusto.   ¿Voy al médico o le compro ese suéter? Ay, no!, le hace mucha emoción estrenar.   ¿Te vas a comer eso? Ah, este... no, adelante.   ¿Me permito el riesgo hacer algo distinto? Huy, no! ¿Qué dirán si fracaso? Por eso, la forma que tiene tu vida, es consecuencia de cómo has distribuido los "no" y los "si". ¿En serio lo has hecho adecuadamente? Te van a ocurrir muy pocas cosas buenas si no te permites decirte "si", y te van a pasar muchas cosas desagradables si no te das permiso de decirnos que "no"…

Diseccionando las redes sociales I

"Si Facebook fuera un país, su población ocuparía la tercera posición por detrás de China e India" – Pingdom.com
Hoy en día Internet ha facilitado procesos cotidianos en el hogar, el trabajo y la escuela; cada vez es más común saber de alguna persona que estudia una carrera “desde su casa” mediante sistemas de eLearning, que no asiste a una oficina porque realiza sus actividades laborales en línea o que hace consultas acerca de eventos, descarga música o películas de un portal, o ve televisión por internet.

Con la aparición de las redes sociales o comunidades virtuales, el manejo de las relaciones interpersonales también recibió la influencia de este recurso tecnológico; de hecho, un estudio de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) señaló que hay un 61% de los usuarios mexicanos de Internet que utiliza con asiduidad los recursos de algún portal de redes sociales, mientras que en países como Estados Unidos esta cifra se reduce al 42%.

¿Qué es lo que vuelve las redes so…