Eterna, la búsqueda de pareja

México, s. XXI: estadísticamente, uno de los temas que peor nos quitan el sueño es el relacionado con las relaciones de pareja. No solamente porque esperamos resolvernos la vida mediante el pensamiento mágico del "todo se solucionará una vez que me consiga novia / novio", y tampoco porque esperemos que una sola y única persona resuelva el total absoluto de nuestras necesidades emocionales, noup...

Es un tema que nos arrastra prácticamente a la obsesión porque como dicen en Yucatán, "lo busco, lo busco... y no lo busco". Buscamos pareja 24/7, sin tregua ni cuartel, buscamos pareja cuando hacemos negocios, cuando salimos al pan, cuando estamos a oscuras en el cine. Buscamos pareja incluso cuando ya tenemos pareja. Y nos especializamos tanto en buscar, que desarrollamos una total ineptitud en el tema de encontrar.

¿Qué es lo que usted anda queriendo encontrar?, bueno... "yo quisiera encontrar alguien con quien me sienta compatible, que me quiera y a quien yo quiera de vuelta, con quien pasar momentos agradables y con quien me pueda divertir y construir una bonita relación". Esto al menos, es aproximadamente lo que cualquiera contestaría.


Creo en la psicoterapia

Según voy entendiendo, me parece que hay personas que no creen en la psicoterapia… como quien no cree en Santa Claus o en el ratón de los dientes. Pero yo vengo a decirles hermanos, que la he visto; que mis ojos han mirado de frente a la psicoterapia, que mis oídos la han escuchado, y que mis labios la han nombrado por alguno de sus múltiples nombres.

Por eso vengo ahora, hermanas y hermanos, a hablarles de la palabra “Psicoterapia”.

La psicoterapia es el arte de hacer magia con el lenguaje, donde cada comunicación tiene su poder intrínseco y un peso específico sobre quien pronuncia una palabra... o sobre quien la calla. Es la conversación en si misma, como un acto de gran significado, que a su vez genera una sucesión de nuevas acciones y mucho movimiento.


Soledad, la amenaza silenciosa

Según la OMS, el tabaco es una de las mayores amenazas contra la salud pública que hemos tenido que afrontar, porque mata anualmente a más de 70,000,000 de humanitos en el mundo. Si bien, claro, es un problema del que ya teníamos suficiente información... lo que probablemente no sepas, es que la soledad mata todavía a más personas. ¿Quién va a decírselo a la OMS?

Y si, incrementando hasta un 32% el riesgo de muerte, el aislamiento social se está convirtiendo en una realidad tan peligrosa como invisible, porque no te estoy hablando de cualquier gente al otro lado del mundo, sino de tu vecino al otro lado de la calle, o de aquél fulanito o aquélla que te encuentras diario al otro lado del espejo.

La soledad es peligrosa porque mata, y es invisible porque en nuestra sociedad, el vivir aislados y temiéndole a nuestro prójimo más próximo, se ha vuelto perturbadoramente normal.